Día 4: la versión de la acusada es consistente con lo que relató durante la reconstrucción de los hechos en 2018

Crónica: Un Capitán de Homicidios confirma que Quezada mantuvo "siempre" que fue una muerte accidental. Un Capitán de la Policía Judicial confirma que la Guardia Civil no sospechaba homicidio en los días anteriores.
By Matthew Bennett
12/09/2019, 19:50

En la cuarta sesión del juicio por asesinato en la muerte de Gabriel Cruz, la sala ha visto el vídeo completo de la reconstrucción de los hechos que tuvo lugar el 13 de marzo de 2018 con la acusada en presencia del magistrado instructor del caso, la fiscal, Elena María Martínez, y la abogada de la acusada.

También se ha oido el testimonio del agente de la Guardia Civil que realizó una secuencia de fotos dos días antes, el 11 de marzo, que muestran a Ana Julia Quezada desenterrando el cadáver del niño y metiéndolo en su coche.

Preguntada al principio de la reconstrucción por el magistrado si quería colaborar, la acusada contestó: "Por supuesto que sí".

A instancias del magistrado, Rafael Serrano, le llevó por la habitación donde ocurrió el crimen, por la zona exterior inmediatamente delante de la puerta de la habitación donde enterró el cadáver, y por la cocina donde se fumó entre dos y cuatro cigarros después de darse cuenta de que había muerto.

Quezada sollozaba de manera constante durante la reconstrucción ante las numerosas y educadas preguntas del magistrado instructor.

La versión que le contó en marzo de 2018 ha sido muy consistente con la versión que ha contado ante el tribunal esta semana. Tras llegar a la finca y entrar en la casa para abrir las ventanas, vio que Gabriel sostenía en las manos un hacha y que le insultaba, "qué negra, qué nariz más fea tienes".

En una habitación de la casa, le tapó la boca a Gabriel—tal como testificó el pasado martes ante el tribunal—"para que no chillara". Recordó sus palabras al niño delante del magistrado instructor: "¡no chilles, no chilles, no chilles!". No recordaba si soltó el hacha o cómo había colocado la otra mano en el cuerpo del pequeño, y los gestos precisos del Sr. Serrano ese día no consiguieron que recordara el detalle.

Aseguró que "el niño cae al suelo", "ya no respiraba". Negó repetidas veces al magistrado—igual que ha hecho durante este juicio—que le hubiera dado golpes a Gabriel contra la pared o con ninguna parte del hacha: "golpe no, yo no le di golpes al niño".

Entró en la cocina y se fumó los cigarros. Durante la reconstrucción en esa habitación de la casa de Rodalquilar, el magistrado le preguntó qué pensaba en ese momento y contestó que "en Ángel" y en cómo se lo iba a explicar. Se derrumbó entre sollozos ante el Sr. Serrano al recordar su pensamiento y en la sala esta mañana ha mirado el suelo, llorando, al visualizarlo de nuevo.

Un agente del Servicio Cinológico de la Guardia Civil ha contado al tribunal que uno de sus perros, aparte de los marcajes donde estaba enterrado Gabriel y en la habitación, señalaron la fregona y el cubo en la cocina.

Quezada cavó el agujero en la pequeña zona entre la habitación y la piscina, delante de la puerta de la habitación. Desnudó a Gabriel, excepto la ropa interior, y le cogió por los brazos para llevarle fuera. Admitió que había empleado el hacha no para golpearle sino porque "con una mano no podía" terminar de meterle en el hoyo. Afirmó durante la reconstrucción que "me eché para atrás [con el uso de la hacha] porque me dio mucha cosa".

Metió la ropa que le había quitado en su mochila.

La sala ha visto de nuevo la foto aérea de la finca, tomada con un drone de la Guardia Civil. Se veía perfectamente el montón de maderas al lado de la piscina que cubrían la fosa que contenía el niño. Las herramientas no eran visibles.

Un Comandante de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid ha testificado que "era muy probable que no se hubiera perdido" Gabriel, ya desde los primeros días de la investigación pero la sospecha era secuestro, no homicidio, y a pesar de que "en pocas ocasiones hemos bajado tantos recursos" para ayudar.

Cruzaron matrículas y números de teléfono para intentar averiguar algo de las personas que habían pasado por la zona en las horas clave, pero "Esto nunca se llegó a plantear como un homicidio". "No había nada" que sugería homicidio o que estuviera muerto.

El Comandante ha confirmado que "era ella que animaba a la familia a aumentar el rescate".

El tribunal ha visto las fotos tomadas en el lugar donde apareció la camiseta, cerca de la casa del ex-marido, y otras de Retamar donde se encontró la ropa de Gabriel tirada en un contenedor verde de vidrio delante del Bar el Toyo 1, así como las declaraciones de los agentes que hicieron ambas secuencias.

El 11 de marzo, Quezada volvió a Rodalquilar para desenterrar a Gabriel. "No consigue abrir la finca" en un primer momento, ha testificado uno de los agentes de la Guardia Civil que hizo la secuencia de fotos—desde una colina a 400 metres de la casa—que muestran a la acusada sacando al niño: "se va a dar un paseo con un perro" y mantiene una conversación telefónica de unos tres minutos.

"Empieza a manejar una serie de tablones" al lado de la piscina. Reconoció al magistrado instructor durante la reconstrucción que había usado el rastrillo para quitar la tierra que cubría el cadáver.

Sacó la toalla roja del coche y envolvió a Gabriel, "pero no del todo", según dijo al magistrado instructor, y lo llevó unos metros hasta el coche. "Lo lleva como acunado", ha dicho un agente, pero "le cuesta levantar el cuerpo" y "el cuerpo se le cae".

La sala ha vuelto a visualizar la foto en color de la acusada con el cadáver de Gabriel en sus manos. En la imagen parece que se ha caído un poco por la dificultad de llevarlo, comparado con esa postura inicial. "Le costó bastante" meter el cuerpo en el coche, ha testificado el compañero del agente ese día: "ella sola con un cuerpo de 24 kilos…".

El Teniente instructor del caso ha testificado por segunda vez—esta mañana como perito—y los jurados se han vuelto a acercar a los altavoces para oír las frases que se dijo la acusada en el coche en ese momento: "Ahora a llevarse lo de aquí […] tranquila, Ana, no vas a ir a la cárcel".

Siguió un camino "totalmente ilógico", en palabras de un agente que le siguió hasta Vicar, donde fue interceptada y detenida. En el maletero estaba el cuerpo de Gabriel, "lleno de arena". Ella "tenía tierra en las manos".

"Empezó a decir 'Ángel, te quiero mucho, quiero a Gabriel, mi perro está dentro'", en palabras de un agente de la UCO.

En la casa de Vicar, había una receta a nombre de Ángel Cruz. Otro Teniente no recordaba, a preguntas del Sr. Hernández Thiel para la defensa, si había medicamentos dentro de la casa. Sí había una pequeña cantidad de cocaína."¿Era de Ángel?", ha preguntado el Sr. Hernández Thiel. "Era una pequeña cantidad en un domicilio particular", ha contestado el oficial: "no penado".

"No se intervino ningún tipo de medicamento" en la casa de Vicar, ha confirmado un agente de la Guardia Civil que participó en el registro. Otro agente llevó el vehículo de la acusada, con el cadáver de Gabriel en el maletero, a la comandancia de Almería para evitar al público que empezaba a reunirse en la calle donde se produjo la detención.

El relato posterior que Quezada dio al Comandante de la Policía Judicial era consistente con lo que ha declarado: apareció el niño con el hacha, le tapó la boca y la nariz, no hay certeza sobre qué hizo con la otra mano, cavó un agujero "pequeño" la lado de la piscina, había un rastrillo azul y gris oscuro y el hacha, que el oficial ha reconocido ante la sala.

No ha podido certificar que las herramientas no estuvieron en la finca antes, ni si estaban organizadas como testificó el hermano del Sr. Cruz ayer: "13 días después no estaban alineadas". Estaban cuando el Comandante las vio pero eso ya fue después del día de la detención de la acusada.

Dos agentes han confirmado que el hacha se encontró no al lado de la piscina sino en un patio trasero de la casa, "como escondido", en palabras de uno de ellos.

Un Capitán de Homicidios de la UCO ha relatado al tribunal que "es cierto que desde el primer momento manifiesta su voluntad de declarar". Mantuvo "siempre" que había sido una muerte accidental, "nunca reconoce que ha sido con un hecho doloso o premeditado".

Ese mismo oficial ha confirmado al Sr. Hernández Thiel, para la defensa, que la presencia de las herramientas no causó extrañeza entre los familiares durante los días de la búsqueda. Preguntado de nuevo por la magistrada, para aclarar la diferencia entre la extrañeza entre sus hombres y la extrañeza de los familiares, el Capitán ha contestado, en referencia a los familiares de Gabriel: "no hacen constar en ningún momento extrañeza".

"No tengo ninguna constancia de que no quiere declarar en ningún momento", ha dicho. La explicación de la acusada era que "termina asfixiándole de forma accidental".

El Sr. Hernández Thiel ha renunciado a hacer preguntas a varios testigos por no permitirle la magistrada cambiar el orden del turno de preguntas, generando en su opinión indefensión para su cliente.

Ana Julia Quezada Cruz (República Dominicana, 1974) está acusada de asesinato con respecto a la muerte de Gabriel Cruz, 8 años, en marzo de 2018, de dos delitos de lesiones psicológicas, con respecto a los padres del niño, Patricia Ramírez y Ángel Cruz, y de un delito contra la integridad moral, con respecto al padre.

El juicio sigue mañana por la mañana en la Audiencia Provincial de Almería. El jurado de 9 personas, compuesto de siete mujeres y dos hombres, está presidido por la magistrada Alejandra Dodero. La Fiscalía solicita la prisión permanente revisable.

Garantice el periodismo independiente

100% lectores. Sin anuncios, sin basura, sin partidos, sin dinero corporativo. Ud. garantiza este periodismo libre. Contraste independiente, análisis independiente, información independiente.

euros Min 10 euros/mes o pago único, 120 euros/año

Haga esto:

  1. Introduzca la contribución que quiere realizar
  2. Elija el país correcto para los impuestos
  3. Introduzca su correo electrónico y tarjeta de crédito
  4. Haga clic en "Garantice el periodismo independiente ahora"
  5. La máquina comprobará su tarjeta y hará algunas sumas…
  6. Haga clic en "Confirmar"
  7. Ya está, hecho, bienvenido a bordo. Recibirá un correo de confirmación
  8. Cambios, recibos, facturas: en "Mi Cuenta"
  9. Problemas: matthew@thespainreport.es

Criptomonedas

- Bitcoin: 3HfKnLAb1nWfh6e8BCjst6cwyWX6fTciz9
- Ethereum: 0xf02eefc88336c142dee946b14b6fc24539357871 (etherscan)
- ENS: thespainreport.eth (bitcoin, ethereum, ERC-20)

¿Qué es The Spain Report?

Información y análisis independientes sobres las noticias y tendencias que están cambiando España. Informa Matthew Bennett, un periodista británico que vive aquí desde hace 20 años.

  • Email: matthew@thespainreport.com
  • Phone/Signal: (0034) 647 81 81 43

Social: Twitter | Discord | Facebook | Reddit | LinkedIn
Newsletter: Substack | Revue | Medium | Mirror
Video & Photos: YouTube | Instagram | TikTok
Podcast: RSS | Apple Podcasts | Spotify | iVoox | Stitcher | TuneIn

©2022 Matthew Bennett
The Spain Report | The Spain Report en español